HOMBRES MALTRATADOS Y VIOLENCIA DOMÉSTICA

HOMBRES MALTRATADOS Y VIOLENCIA DOMÉSTICA

Publicado en el Internet por:  

Unión nacional de Hombres Libres 

PO Box 129 

Manhasset, NY 11030, 

Internet: http://www.ncfm.org

Hotline: (516) 872-2782 

 

___________________________________________________________ 

La Unión Nacional de Hombres Libres (NCFM) es una organización educativa sin ánimo de lucro que examina la discriminación por sexo cuando afecta a los hombres.

También intenta llamar a la conciencia pública sobre un problema pequeño y conocido, pero importante: los temas que tratan sobre la experiencia masculina.  Además, desde el centro se patrocinan todo tipo de proyectos sobre "los derechos de los hombres". La cuota es de $30 anual en EE.UU. y Canadá. $40 en el resto del mundo. 

 

NCFM se fundó para reforzar la toma de conciencia de que los hombres necesitaban una voz unificada para expresar sus deseos y creencias en los problemas políticos y sociales importantes de hoy en día.

____________________________________________________________         

HOMBRES MALTRATADOS Y VIOLENCIA DOMÉSTICA

Por Tom Williamson

MA, Sociología, 

Preparado en Mayo de 1995

 

RESUMEN: Todos nosotros sabemos que un cierto porcentaje de mujeres es víctima de abuso por parte del esposo, pero raramente oímos hablar de hombres que están siendo maltratados por sus esposas o novias. Una investigación hecha de forma consistente durante los últimos 20 años, demuestra que el 50% de las victimas golpeadas son hombres. Este escrito documenta esta información y discute las implicaciones políticas. 

 

La investigación citada es útil para asistentes sociales, abogados y al curioso.

 

 

"Aunque puede haber excepciones en este trabajo, cada estudio entre los más de 30 realizados, da una muestra de lo que venimos observando... existe una proporción entre los ataques de mujeres a sus compañeros masculinos y los de hombres a sus compañeras femeninas."

 

Murray A. Straus, PhD., "Ataques Físicos  por Esposas: Problema de componente Social ". de problemática Actual de la Violencia Familiar, revisado por Richard  J. Gelles, PhD., y Donileen R. Loseke, PhD., Salvia, Newbury Park, CA, 1993, página 70. 

 

 

Hombres, si alguna vez hablan sobre el abuso que sufren, normalmente hablarán sobre el abuso emocional. Muchísimos hombres se han sentido profundamente heridos por la cruel manipulación que le han hecho de sus madres, novias o esposas. Sin embargo, a pesar de que nunca he visto reflejado este hecho en los estudios que habitualmente se publican sobre el tema, mi experiencia en grupos de hombres me ha llevado a creer que el abuso emocional es bastante común. No obstante, éste no es un problema social al que la opinión pública se muestre sensible y es improbable que alguna vez sea así mientras los hombres no se agrupen y desarrollen una voz independiente en estos problemas de género

 

Lo que sí es tema de especial sensibilidad pública es el abuso físico. Durante más de un milenio se suponía que sólo las mujeres eran las víctimas de este problema. En 1975 todo eso cambió. Se quitó el velo a uno de los descubrimientos más grandes de sociología. 

 

Cada cultura asume que sabe la verdad de forma instintiva sobre la naturaleza de la humanidad. El término para tal arrogancia es, "etnocentrismo". La meta y, a menudo, el resultado de la sociología es confirmar lo que nosotros intuimos que ya sabemos y confirmar las nociones y creencias que tenemos. Y eso es un craso error. 

 

La física y la astronomía son ciencias que, a menudo, hacen lo mismo. Copérnico y Galileo eran físicos que se resistieron a la creencia común y fueron amenazados y perseguidos. Los tres científicos sociales que descubrieron la verdadera violencia de género en las relaciones conyugales también fueron amenazados; Como establecieron sus colegas que hicieron estudios más tarde siguiendo sus pasos. 

 

Straus, Gelles y Steinmetz averiguaron que los maridos eran en un 50% (realmente un 52%), las víctimas de la violencia familiar. Este fue el primer estudio nacional hecho y no tenían ni idea de lo que estaban a punto de destapar cuando comenzaron su trabajo. teen schoolgirls fucking Lo que encontraron era bastante revolucionario, aún si el debate sólo se limitara a la violencia familiar. Sin embargo, lo que encontraron les dejó tan sorprendidos que,  contrariamente a la creencia y sabiduría popular, les llevó a plantearse si la misma naturaleza (corazón y alma) de la manera como clasificamos a las personas en virtud de su sexo, nos llevaban a esas conclusiones. Todas las asunciones pasadas deben replantearse. 

 

La manera en que nosotros juzgamos, basada en el sexo es, a menudo, el resultado de un "estereotipo"; Es decir, una simplificación extrema de la naturaleza de algo para formarnos la base de algún juicio o prejuicio. Por ejemplo, esperamos que todos los hombres sean más grandes y más fuertes que las mujeres. La altura media de hombres en los EE.UU. es de 1,75 mts. El hombre corriente pesa 74 Kg. La altura media de las mujeres 1,55 mts. El peso medio de la mujer americana es de 61 Kg. (Science & Technology Desk Referente, Gale Research, Inc., Detroit, 1993). Pero, estos son "promedios". La mayoría de las personas no encaja en el "promedio". El "promedio" es un modelo derivado de sumar todas las alturas y dividir entonces por el número total de las personas. La mayoría de las personas serán más bajas  o más altas que el "promedio". Así, lo que nosotros llamamos el "promedio" nos ayuda a creamos un estereotipo en nuestra mente. Muchas mujeres, de hecho, son más grandes y más fuertes que muchos hombres.

 

El hecho es que aquéllos que ocultado la distribución igualitaria de la violencia familiar entre ambos sexos todavía tienen que explicar cómo una persona más pequeña puede pegar a otra más grande. La mayoría de las personas que salen y las que se casan intentan emparejarse con el estereotipo. Los hombres más grandes tienden a salir y casarse con mujeres más pequeñas. Lo que los documentos de la investigación verifican es que esas personas más pequeñas también tienen ocasión de vencer mediante el elemento sorpresa y el uso de armas. 

 

Otra cosa antes de que empecemos a discutir la investigación: El número de parejas que experimentan violencia familiar es una minoría. La prensa popular que ha confiado en "activistas" para su información, tiene completamente sobrevalorada la magnitud de la situación.

 

Christina Hoff Sommers en su libro “Quien Robó al Feminismo: Cómo las Mujeres han Traicionado a las Mujeres”, cita investigaciones reales sobre la incidencia de la violencia doméstica y la compara (citando fuentes) a las demandas hechas por los grupos de mujeres. Lo que muestra la investigación es que aproximadamente 100,000 mujeres son víctimas de violencia grave al año en EE.UU. (página 195). Comparen esto a las demandas de 3 o 4 millones de mujeres que aparecen en la prensa nacional. Aproximadamente 16 por ciento de las parejas son violentas (página 194). 

 

 INVESTIGACIÓN: La mayoría de las investigaciones se ha centrado en contar el número de muertes violentas hechos por mujeres contra hombres, comparado con el número de muertes violentas de hombres perpetrado en mujeres. La idea que el número de muertes violentas en una relación de la pareja es casi igual entre hombres y mujeres es algo que los investigadores han encontrado duro de aceptar. Así que siguen profundizando en la investigación. 

 

Profundizar la investigación es un elemento importante para establecer la validez de un hallazgo. Cuando lea la investigación es importante que preste atención especial a las tablas de estadísticas presentadas. La razón es que la explicación textual (o su interpretación) de las estadísticas variará entre investigadores. Los investigadores, también son humanos. La sociología, por su naturaleza, presenta problemas especiales para superar los prejuicios del investigador. Con la Física puedes tener un investigador que estudie las amebas. ¿Quién se preocupa de una ameba? Pero en sociología, el investigador forma parte de esa sociedad de las amebas que está estudiando. Por consiguiente, debe esperarse que el científico social se verá afectado personalmente por sus propios hallazgos. Peor aún, los objetos de su estudio pueden provocarle reacciones personales. 

 

Además, algunos investigadores están políticamente involucrados con el resultado de su investigación. Por ejemplo, Murray Straus, uno de los investigadores originales en descubrir la alta incidencia de violencia por esposas contra los maridos es un "feminista" confeso. Una  revisión de lo que ha escrito durante años demuestra que este tema no era fácil para él. Su reacción inicial era intentar y buscar maneras para minimizar el hallazgo de violencia contra los hombres. Por contraste, su colega, Susane Steinmetz, ha hecho simplemente lo opuesto. ¿Es pura coincidencia que un investigador masculino minimice la violencia contra los hombres, mientras una investigadora lo aumente al máximo? 

 

Una de las maneras en que investigadores han intentado minimizar en general la violencia contra los hombres es defender que las mujeres sufren las lesiones más severas y en mayor número. Pero la investigadora, Maureen McLeod, ha defendido fuertemente todo lo contrario. En su estudio de 1984 presenta datos originales y estadísticas acumuladas a nivel nacional para demostrar que los hombres como grupo sufren las lesiones más severas. 

 

LO QUE SABEMOS: Lo que se demuestra de forma consistente es que las proporciones de violencia perpetrada por mujeres y hombres es similar. 

 

QUE ES CUESTIONABLE: Que es lo que se está detrás de la defensa de datos diferentes de qué grupo (hombres o mujeres) sufre las lesiones más severas, lo que motiva la violencia (las mujeres están solo se defienden?), y cuales son las razones culturales que permiten la violencia. 

 

IMPLICACIONES POLÍTICAS - las feministas han tomado una posición atrincherada: La violencia contra los hombres simplemente es un problema que no existe. Sólo la violencia contra la esposa merece nuestra atención. De hecho, una industria entera se ha construido alrededor de esta creencia. Lo vemos de organismos creados para la protección de la mujer. Pero también en comisiones gubernamentales que se benefician de nuestros impuestos. Casi cada municipio estatal y ayuntamiento tiene una de estas comisiones preparada para estudiar y servir a  las necesidades de mujeres de forma exclusiva. No existe ningún organismo comparable para estudiar y servir las necesidades de los hombres. 

 

No sólo esta primacía se construyó en base a un prejuicio cultural que insiste en la imposibilidad de que ninguna mujer pudiera pegar a un hombre saludable, además, ahora existe un interés económico guardando este mito. El movimiento de las mujeres para mantener su status, tiene que producir problemas que afecten de forma exclusiva a las mujeres. Hay muchos casos donde hacen esto excluyendo una apreciación global legítima que disminuiría su articulación de "problemas de mujeres". Muchos de los problemas han venido articulándose como "problemas de mujeres" son, de hecho, problemas sociales que afectan a hombres y mujeres. Lo que ellos han hecho y han estado haciendo es injusto, porque un problema mal planteado asegura de forma absoluta que no habrá ninguna solución. Esto significa que el feminismo está deseoso de sacrificar una porción de la población para satisfacer sus propios intereses. 

 

En medicina (por lo menos hasta recientemente, cuando las feministas empezaron a hacer un alboroto sobre donde se destinan los fondos de investigación) nunca había habido un debate sobre quién debe y quien no recibir los servicios. Un enfermo recibía atención de forma igualitaria independientemente de si era hombre o mujer, aun cuando la enfermedad fuera rara. Sólo en el terreno de los abusos de género se intenta reconocer que es un problema digno de tratamiento en función del sexo. Así no hay ningún recurso que ayude a un varón, si está denunciando abusos por parte de su esposa. 

 

Uno podría esperar que si se descubrieran gran número de hombres golpeados, todos nos apresuraríamos en su ayuda. Habría organismos que estarían interesados por él: La industria de la asistencia social se encontraría de repente que tendría el potencial para doblar su clientela. Las mujeres golpeadas podrían tener un poco de consuelo sabiendo que si había un número grande de hombres golpeados, el problema de maltrato doméstico podría conseguir atención pública mayor (cuantos mas, mejor). 

 

Pero esto no ha pasado, porque el problema del esposo maltratado ha sido extraído fuera de la problemática hombre vs. mujer para que los movimientos feministas puedan mantener su influencia en consolidar y mantener la atención de las autoridades políticas. Es fácil de hacer, porque también juegan los estereotipos culturales ya mencionados que resulta duro cambiar. 

 

LOS HOMBRES NO VAMOS A AVANZAR - A menudo los hombres que son atacados físicamente por mujeres no son conscientes de tener un problema.  A menudo ellos ven a sus esposas (o novias) como las que tienen el problema.  Ésta es una de las razones por qué los hombres no se quejan de los abusos.  Los mismos hombres a menudo no piensan en ellos como que tienen un problema cuando sus compañeras son abusivas. Además, no suele suceder que los hombres se ayuden entre ellos.  Cuando los hombres son conscientes que necesitan ayuda son a menudo incapaces de encontrarla en una sociedad que no cree o entiende su queja como creíble. 

 

Los hombres generalmente vienen a ser entre el 5 y 15% de todos los casos denunciados (el porcentaje varía geográficamente) a la policía. Con esta base el feminismo sostiene que las mujeres son el 95% de todas las víctimas de violencia doméstica. No obstante, aun dando esas cifras por buenas, en un área metropolitana mayor, como la ciudad de Nueva York, el 5% pueden ser varios miles de hombres. Ésta no es una situación que deba despedirse ligeramente o deba pasarse por alto. 

 

EL PROBLEMA PARA LOS HOMBRES - El problema para hombres atacados por sus esposas es de "credibilidad". Por ejemplo, en la primavera de 1988 una mujer llamada Laurie Dann que inició un tiroteo en una escuela primaria local en Winnetka, IL. Varios niños fueron heridos y uno de 8 años murió. Laurie tenía una larga historia de problemas psiquiátricos e, incluso, de violencia doméstica. En un momento dado ella apuñaló a su marido con un pica-hielos (usando el elemento sorpresa). Cuando el Sr. Dann denunció el incidente, la policía se negó a creer que su esposa lo atacó e incluso sugirió que él mismo se había apuñalado (Nightline, Noticias de ABC, trascripción del 23 de mayo de 1988, Programa número 1826, Journal Graphics, Inc., NY). 

 

Cuando el problema del maltrato a la mujer destacó por primera vez como un problema social serio, el público se rió.  La feminidad fue amenazada dando por supuesto que la mujer no podía satisfacer a su hombre o que mereció ser pegada debido al estereotipo prevaleciendo que las mujeres deben ser sumisas. 

 

Una campaña de educación pública sin precedentes cambió todo eso para entender a las mujeres como grupo. Las mujeres avanzaron en mayor número cuando comprendieron que tenían la aprobación pública. Eso mismo puede pasar con los hombres. Por ejemplo, siempre que NCFM ha estado en una radio o en un talk-show de TV, siempre se ponen en contacto con nosotros hombres que dicen haber sufrido violencia doméstica  o que tienen historias de autentico horror. Estas apariciones les animan a avanzar. 

 

Miremos otra situación. Por un lado se anima a los hombres a avanzar y por otro, se les desanima. En 1978 investigué (sin publicar) a la Oficina del Alcalde de Nueva Cork, en su Dpto. encargado de investigar las violaciones (NYCMTR) y la oficina de información de Víctimas de Condado de Suffolk (VIBS). Por la insistencia de uno de sus asistentes sociales, Sr. Joseph Burch, el NYCMTR había creado varios una campaña informando de los  servicios públicos dirigidos específicamente a los hombres maltratados. El Sr. Burch también mandó notas de prensa anunciando la creación de estos servicios que el NYCMTR ponía a disposición de los hombres y, a la vez, aparecía en varios programas de charla locales para discutir sobre la problemática de los maridos maltratados. 

 

El NYCMTR ofrecía sus servicios por lo menos en una de las salas de emergencia de hospital en cada uno de los cinco distritos municipales de la ciudad de Nueva York. De esta manera el NYCMTR esperó descubrir casos no denunciados examinando las nuevas llegadas en las salas de emergencia e identificar los casos de violencia doméstica por sí mismos. 

 

En cambio, las oficinas de atención del VIBS estaban situadas en una autopista. En 1978 el VIBS empezó una campaña de servicio público dirigido a violencia familiar que era neutral del género. En lugar de anunciar servicios para las esposas golpeadas o para los maridos maltratados, anunciaron servicios para los "cónyuges" maltratados.

También comenzaron un estudio en el Condado de Suffolk para determinar la incidencia de la violencia familiar perpetrado por hombres y por mujeres. Como el NYCMTR, empezaron a ofrecer servicios e iniciar una investigación en base al estudio nacional de 1975 dirigido por Straus, Gelles y Steinmetz. 

 

El NYCMTR estaba destinado a supervisar y tratar actos de violencia contra las mujeres. Por consiguiente, no se guardaron las estadísticas en el número de hombres que respondieron a su programa de sondeo o en el número de hombres golpeados identificados a través de su cuatro programas en las salas de emergencia. Lo único que sabemos sobre este programa es: "Algunos" (palabra indefinida) hombres realmente acudieron a los centros para recibir asesoramiento. "Algunos" hombres fueron identificados por los investigadores en las salas de emergencia. Hubo un "diluvio" (palabra indefinida) de llamadas de hombres contestando los anuncios de servicio públicos a las apariencias públicas hechas por Joseph Burch.

 

En contraste, el VIBS no recibió ninguna consulta de los hombres que vieron sus anuncios de servicio públicos y ninguno buscó tratamiento en su centro. La implicación aquí es que usando un género de término neutro para describir abuso conyugal, no se registraron hombres. En el contexto de la violencia familiar, "cónyuge" quiere decir “mujer” Tampoco, la situación del VIBS facilitaba a los hombres alentándoles a entrar.

El VIBS se sorprendió por esto, porque el estudio para el Condado de Suffolk hecho por Straus, Gelles y los hallazgos de Steinmetz establecía que los hombres eran el 50% de las victimas de violencia familiar

 

En años siguientes, el VIBS perdió su estudio y, hoy por hoy, incluso niega que semejante estudio fuera hecho. Debe notarse que las copias del estudio del VIBS existen y el Newsday le brindó cobertura el 12 de abril de 1978 en la primera página de la sección de la Regional. 

 

DIFERENTES TIPOS DE INVESTIGACIÓN - Principalmente, hay dos tipos de investigación que examinaban la violencia familiar: Muestreos al azar en las comunidades religiosas y los estudios clínicos. Es importante que las personas laicas entiendan las diferencias en la técnica y objetivos de estos dos tipos de estudios. 

 

Investigar la población entera de los Estados Unidos es imposible. Ni el censo puede hacerlo. Si todos en la población fuéramos inspeccionados se conocería como un Estudio Universal (o un universo finito). Los Estudios Universales son sólo prácticos en ciertas poblaciones pequeñas. 

 

En lugar de los Estudios Universales, se usan Estudios al Azar. Se hacen estudios del azar limitados a un número fijo de las personas. Generalmente se está de acuerdo que un tamaño de la muestra de 2,000 personas es representativo de la población entera de las personas americanas y así se hace normalmente. Siguiendo esto hay tres acercamientos básicos: Consultores que se mandan a la comunidad para hacer entrevistas cara a cara, un mailing que se envía por correo o encuestas telefónicas. 

 

Los estudios del azar son el método mejor para evaluar la incidencia de algo. 

 

Sin embargo, Y ESTO ES IMPORTANTE, no hay ninguna garantía de que una muestra sea, de hecho, representante. Se dan interferencias, las personas cometen errores, el investigador puede haber coincido con un grupo poco representativo por casualidad. No hay ninguna manera de decirlo. Este es el motivo por el que la repetición de la investigación es tan importante. Cuantos más estudios se repiten y se obtienen las mismas conclusiones mas acertado es el estudio y podemos concluir que se trata de una muestra fiable. Eso solo se sabe esto después de estar hecho; Después de que un estudio ha sido llevado a cabo con rigor nos puede llevar a nuestro último objetivo sobre la investigación.  

 

La ciencia usa el razonamiento "inductivo" y NO el "deductivo". Sherlock Holmes usaba el razonamiento "deductivo" y él no era ningún científico. El razonamiento deductivo va de lo general a lo particular. Se eliminan posibilidades y se llega a una conclusión. El razonamiento inductivo va del particular al general. Un científico hace un estudio. En base a ese estudio todo lo que puede hacer son charlas sobre los resultados de su estudio. No puede hacer ninguna conclusión válida sobre la sociedad.

Desgraciadamente, la tentación siempre esta presente para mirar los resultados de un estudio y hacer generalizaciones basadas en él. Las personas que realizan investigaciones  de forma "activista" hacen esto todo el tiempo. Uno puede especular, pero uno no puede (y no debe) hablar con verdadera autoridad. 

 

Uno puede sacar ninguna conclusión sólida sobre la sociedad hasta que se han hecho varios estudios diferentes sobre una misma cosa. Cuando se han hecho suficientes, entonces alguien puede hacer un estudio de los estudios (a veces llamados "compuestos"). 

 

Normalmente se dirigen estudios clínicos hacia alguna situación, como un centro de tratamiento. Uno puede tomar una muestra del azar representativa de las personas que asisten a un centro, o, si es posible, entrevistar a todas las personas. El propósito de un estudio clínico normalmente es determinar la efectividad de un tratamiento particular o programa. 

 

El problema es que las "autoridades" emplearán mal los resultados de estudios clínicos para sostener una conclusión sobre la población general. Por ejemplo, las autoridades para los asuntos de maltrato a mujeres siempre se han reflejado en los informes policiales para mostrar que la mayoría de esposos golpeado son mujeres. De hecho, la única cosa que reflejan estos informes policiales es que la mayoría de las personas que "informan" del abuso del cónyuge son mujeres. Es más, el informe policial no dice nada sobre el perfil de éstas. Se han usado estudios clínicos para defender que la mayoría de mujeres maltratadas que usaron a su vez la violencia, sólo lo hizo en defensa propia. Y puede ser bien que haya algo sobre estas mujeres que las hace más inclinadas a usar la violencia en venganza antes de buscar protección. Nadie lo sabe. Una cosa, sin embargo, es segura. Los estudios clínicos no dicen nada absolutamente sobre la población a gran escala. 

 

Hay muchas cosas que un profesional necesita saber para evaluar el valor de cualquier estudio. Una valoración apropiada precisa de especialización y un vasto conocimiento de estadística y su metodología. Demasiado frecuentemente los periódicos informan de resultados de estudios que se han hecho sin valorar el rigor del estudio. El resultado es que todos los estudios que aparecen en los periódicos son tratados con el mismo peso de autoridad. 

 

Éste no es el lugar para dar un curso en estadística o metodología, pero yo he intentado alertarlo a dos áreas que son esenciales el nivel básico:

  1. Diferentes tipos de estudios evalúan cosas diferentes, en particular, las muestras al azar y los estudios clínicos.
  2. Un tamaño mínimo de la muestra de 2,000 personas se necesita para que un estudio al azar sea considerado representativo de la población americana. 

 

Es más, los investigadores pueden verse tentados para generalizar sobre sus hallazgos, pueden encontrar la necesidad para explicar o justificar sus hallazgos de su punto de vista particular y pueden ser susceptibles al prejuicio. Por ejemplo, tres investigadores estaban realizando el estudio original de 1975 que destapó la existencia del marido maltratado en grandes proporciones: Murray Straus, Richard Gelles y Susan Steinmetz. Straus intentó demostrar los hallazgos de hombres golpeados, mientras Steinmetz les dio énfasis. Los dos estaban informando en los mismos datos. Gelles permanecía callado. 

 

Solo con esto en mente usted está en una posición que le permita empezar a evaluar la credibilidad de una investigación sobre violencia familiar y descubrir sus sensibilidades contra la intención de las autoridades que pretenden hacer creer que los hombres maltratados no existen. 

 

El estudio nacional original se hizo en 1975. Solo algunos documentos fueron publicados. En 1980 los resultados del estudio se hicieron disponibles al público general en un libro llamado, Detrás de las Puertas Cerradas,: Violencia En La Familia americana (Anchor Press, Garden City, NY). En 1985 Straus y Gelles completaron y publicaron una continuación del estudio que se publicó en el Journal of marriage and family en agosto de 1986. En 1992 una tercera continuación al estudio fue completado por Murray A. Straus y Glenda Kaufman Kantor. El estudio se presentó a XIII Congreso Mundial de Sociología, Bielefeld, Alemania, 19 de julio de 1994. El estudio se lista como "inédito". 

 

Aquí están los datos comparativos de los tres estudios: 

 

Expresado como una proporción por 1,000 parejas: 

 

 

Por el marido

Por la esposa

 

Ataques leves

98

77

1975

82

75

1985

92

94

1992

Ataques graves

38

47

1975

30

43

1985

19

44

1992

 Tabla preparada por Malcolm George, PhD, usando los datos disponibles de "Change in Spouse Assault Rates From 1975 to 1992: A Comparison of Three National Surveys in the United States ", por Murray A. Straus y Glenda Kaufman Kantor (sin publicar). 

 

Mientras las cifras anteriores indican el origen de las denuncias por violencia doméstica por un género u otro, se pueden extraer ciertas conclusiones del estudio Behind Closed Doors: 

 

El 49% de las parejas que denunciaron  cualquier tipo de violencia, se demostró que los miembros eran violentos (página 37). 

 

En mi opinión, esto apunta a que la violencia doméstica es un principio dinámico (una interacción entre dos personas). Esto contrasta con la teoría feminista que asume que sólo los hombres son violentos y que el motivo subyacente es la dominación. 

 

En otra sección de Behind Closed Doors aparece que: "Así, un estudio de la violencia entre las parejas y la violencia de los padres hacia los niños revela que las mujeres son tan o más violentas en la casa que los hombres. Esto hace asomar una sombra de duda en las teorías genéticas puras de violencia y apunta a la necesidad de investigar también factores sociales y psicológicos asociados con la violencia familiar". (página 67).

 

A continuación, se relacionan qué formas de violencia fueron consideradas leves y cuáles graves:

 

A. ACTOS VIOLENTOS LEVES: 

 

   1. Lanzamiento de objetos

   2. Empujar/Coger/Sacudir 

   3. Bofetada o Azote

 

B. ACTOS VIOLENTOS GRAVES: 

 

   1. Patear/dar un puñetazo 

   2. Golpear, Intentar golpear con objetos 

   3. Dejar inconsciente

   4. Amenazar con arma de fuego o blanca

   5. Usar arma de fuego o blanca 

 

QUE MUESTRAN LOS NÚMEROS: De la tabla anterior puede observarse que el número de ataques iniciados por hombres es aproximadamente igual al número de ataques iniciado por mujeres. En relación a los ataques graves de violencia la tendencia de los ataques iniciados por hombres disminuye, mientras que el número de ataques por parte de las mujeres se mantiene. Straus y Gelles (1986) y Straus y Kantor (1992) atribuyen ese descenso (esto es una teoría) al éxito de las campañas públicas y a los programas de educación públicos que han alertado al público al problema de abuso de la esposa. Asimismo, el mantenimiento de la tendencia de la violencia femenina se mantiene por el hecho de que ha habido ninguna campaña pública que exponga el problema de abuso al hombre. 

  

POR QUÉ LOS HOMBRES LO ACEPTAN: Hemos detectado que cuando un marido es maltratado tiene tendencia a creer que la que tiene un problema es la esposa y no tiene noción de estar padeciendo un maltrato. Ésta es una observación informal hecha por el NCFM que trabaja con grupos que defienden de los derechos del padre. Normalmente, los hombres obtienen asesoramiento legal en los grupos que defienden los derechos del padre, pero no hay constancia por parte de estos grupos que cualquiera de sus miembros haya sido objeto de violencia familiar hasta que él toma la iniciativa en investigar esa parte. El NCFM empezó a instar los grupos de los derechos de padre para que inspeccionaran esa parte en sus miembros a principio de los 1980's a través de su participación en el Congreso Nacional para los Hombres (National Congress of Man). 

 

El denominador común de los hombres maltratados es la sensación de que ellos pueden soportarlo y controlarlo, es decir, frenando a sus esposas o encontrando alguna manera de agradarla. No tienen la sensación de que la conducta de la esposa violenta pudiera ser patológica (y que podría ir agravándose) y que una amenaza a su propia vida podría aparecer a medio plazo. No parece por consiguiente que sean consientes que se están enfrentando a dos peligros potenciales:

  1. Que una persona más pequeña y más débil pudiera contar con el elemento sorpresa o recurrir a las armas y
  2. Que el mismo acto de refrenar la violencia de la esposa y que pudiera ser observado por un tercero, como la policía, podría ser interpretado como violencia doméstica contra la esposa.

Una queja común de los hombres que se han enfrentado a este tipo de abuso es que ellos han sido arrestados en lugar de la esposa. Si la esposa le dice a la policía que ha sido victima de violencia doméstica, la policía probablemente la creerá. Steinmetz (Victimology, 1978) apunta que "sólo cuando la violencia parecía estar afectando a los niños en lugar de a la seguridad física del marido, que éste considerara el abandono de la esposa."  A continuación,  Steinmetz indica que hay una gran cantidad de maridos que no se van por motivos económicos. Algunos ejemplos de por qué los maridos se quedan son: 

  • La posibilidad de tener que pagar la pensión de compensación y la pérdida de calidad de vida que ello implica.
  • Los hombres eran reacios a dejar sus casas en las que tenían hecha una gran inversión (financiera y emocional, mejoras de la casa, cuartos familiares, etc.).
  • Los hombres, sigue informando, expresaban su deseo de mantener unida a la familia a toda costa por el bien de los niños.
 Steinmetz también encontró que los casos de violencia mas leve no se consideraban como de gran preocupación y los hombres no respondían a la violencia con violencia, debido al daño enorme que sentían que podrían infligir a sus esposas más débiles.
 

¿QUÉ CAUSA VIOLENCIA FAMILIAR? Para muchos investigadores esto es un misterio. Unos apuntan a ciertas causas inexplicables que hay que buscarlas fuera de la pareja.  Por ejemplo, en muchas casas la violencia empieza sólo una semana después de la boda. Nadie sabe por qué.

 Sin embargo, sabemos que las personas que crecieron en casas violentas son un grupo potencial de ser violentos con sus parejas.  También sabemos que el alcohol esta muy relacionado en los casos de violencia doméstica.  No hay ninguna duda de que este asunto necesita ser estudiado exhaustivamente, pero necesita ser hecho sin ningún tipo de prejuicios.  Es decir que la condición de hombres maltratados debe estudiarse conjuntamente con la de mujeres maltratadas.

Sabemos que hombres que atacan a sus esposas son a menudo incapaces de expresar sus sentimientos. Por ejemplo, pueden no distinguir entre estar herido y estar enfadado. Reaccionan físicamente a una percepción general de inquietud. ¿Es el mismo motivo el que mueve a las mujeres a ser violentas?  Necesitamos averiguarlo. 

¿QUÉ PUEDE HACERSE? - El problema principal está relacionado con la educación pública.  Una vez que se acepta el problema, ya pueden desarrollarse programas para tratarlo.  El desarrollo de programas depende de los fondos de gasto público y éstos son una cuestión completamente política.  Los hombres no avanzarán hasta que se animen a sí mismos a avanzar.  Las mujeres también se enfrentaron una vez el mismo problema.  Nosotros sabemos que las campañas públicas dirigidas a las mujeres han funcionado.  Ahora es el momento para animar la otra mitad. Cree anuncios de los servicios públicos y enviarlos a las emisoras de radio locales y a programas de TELEVISIÓN.  Leer más sobre el problema usted y volverse un portavoz o defensor. Crear grupos de apoyo que aportar hacer algo sobre el problema.  Escríbale cartas al editor de su periódico local.  Exija que ese político local tome interés. Si usted es miembro de un grupo religioso o de la comunidad, portavoces seductores que levantarán el tema para la discusión. 

Y FINALMENTE RECUERDA ESTO – La violencia doméstica afecta a l@s niñ@s, de maneras muy grave.  Si limitamos el problema a las mujeres ignorando el otro lado de la moneda, los niños, los niños que no son de nadie pasan esta " batalla de sexos" sufriendo mucho.  El blanco de ese sufrimiento serán las muchachas y muchachos de esas familias donde la esposa es violenta mientras nosotros miramos a otra parte. 

ALGUNAS CONCLUSIONES - La existencia del marido maltratado (novio) ha quedado bien demostrada. Es indiscutible.

A continuación citamos varios estudios (incluso los referidos anteriormente) que puede consultar si por cualquier razón aun guarda alguna duda o quiere hacer alguna investigación por sus propios medios. Todas las investigaciones citadas lo llevarán a una multitud de estudios, algunos de ellos que tienen su origen en los 1960's. Estos nos dan una perspectiva histórica y nos demuestra que la evidencia de los hombres maltratados surgió hace mucho. A pesar de todas estas enormes pruebas, los libros en las bibliotecas, directorios, la literatura, etc. que tratan el tema son escasos.

También debe tenerse en cuenta, que cuando se hace una investigación, los unen a su preparación sus posturas, sus puntos de vista y prejuicios. Siempre debe observarse el trabajo e intentar calibrar ese "aroma" que delate la tendencia de ese estudio. Siendo un poco mas critico con los informes.

RELACION DE  INVESTIGACIÓN: A continuación se relacionan ejemplos de investigaciones orientadas a estudiar los maridos maltratados, haciendo especial énfasis en los hombres agredidos. Yo también separaré las fuentes en distintos tipos.

Algunas de las investigaciones se catalogan como "inéditas". A menudo se crean estudios Inéditos para dar una conferencia o para algún tipo de distribución especial. La mayoría de las veces, si usted llama a la secretaria al departamento (en la universidad) donde la investigación se llevó a cabo, pueden enviarle por correo una copia de forma gratuita.

Por regla general la investigación puede encontrarse en una biblioteca universitaria en forma de microfilm. Es una idea buena llamar antes para asegurarse primero que tienen ejemplares de la publicación del año que le interesa. Hay un gran número de diferentes publicaciones, por lo que es improbable que todas las universidades tengan todas las publicaciones. En el caso de que una publicación no esté disponible en una biblioteca universitaria, puede consultar con el bibliotecario la referencia en su biblioteca pública local y obtener la dirección de la publicación que desee. La mayoría de las publicaciones cobran un pequeño importe por las reimpresiones.

ESTUDIOS NACIONALES Y LA REPETICIÓN: Estos estudios usaron una muestra representativa de la población entera en los Estados Unidos. Fueron reproducidos con objeto de poder confirmar los hallazgos originales y/o medir cualquier variación en el tiempo.

Straus, Murray A.; Gelles, Richard J.; Steinmetz, Susan K.; Behind Closed Doors: Violence in the American Family; Anchor Press/Doubleday, Garden City, NY, 1980.

Este libro contiene los resultados del primer estudio realizado a nivel nacional en cuanto a violencia doméstica. Se hizo en 1975 y se publicó en forma del libro en 1980. El libro se ocupa por todos los tipos de violencia doméstica: hombre a mujer, mujer a hombre y abuso de niños. Éste fue el primer trabajo en sacar a la luz la existencia de hombres maltratados al público en general.

Straus, Murray A.; Gelles, Richard J.; "Societal Change and Change In Family Violence From 1975 to 1985 As Revealed By Two National Surveys"; Journal Of Marriage And The Family; Vol 48, Aug. 1986

Esta investigación es una continuación del estudio original de 1975 (citado anteriormente). Confirma la existencia de hombres maltratados. También reconstruye en 1975 los hallazgos de los abusos a menores.

Straus, Murray A.; Kantor, Glenda Kaufman, "Change In Spouse Assault Rates From 1975 to 1992: A Comparison Of Three National Surveys In The United States", INEDITO, documento de investigacion presentado en el XIII Congreso Mundial de Sociologia, Bielefeld, Alemania, 19 de July, 1994. Puede conseguirlo en el Family Research Laboratory, University of New Hampshire, Durham, NH 03824, llamando al (603) 862-2594.

 
Esta documentación es una continuación a los realizados en 1975 y 1985. Es un documento breve y debe leerse junto con el libro, Behind Closed Doors, citado anteriormente. 

Steinmetz, Susan K.; "The Battered Husband Syndrome"; Victimology: An International Journal, Vol. 2, 1977-1978, Números 3-4; pp 499-509.

 

Esta investigación fue preparada de forma independiente por Susan Steinmetz que usa datos nacionales acumulada hasta 1975. Se publicó anteriormente al libro, behind Closed Doors. Steinmetz extiende la investigación original, examinando el problema de hombres golpeado desde un punto de vista histórico. También examina actitudes culturales actuales como expresó a través de historietas. Ella sostiene que el abuso del marido es un problema serio. 

 

Straus, Murray A.; "Sexual Inequality, Cultural Norms, and Wife Beating", Victimology: An International Journal, Vol. 1, 1976; pp 54-76.

 

Este documento fue preparado de forma independiente por Straus usando datos a nivel nacional acumulados hasta 1975. Se publicó anteriormente en el libro, Behind Closed Doors. Straus intenta defender que las mujeres que son violentas son, en su mayor parte, en defensa propia. Su tesis se basa en investigaciones en estudios anteriores y no específicamente del de 1975. Sus comentarios suelen iniciarse con las palabras, "En mi opinión". Este tipo de conducta normalmente no se tolera en investigación científica que se suponga que tiene intención de informar de datos fríos. Straus no aceptó las conclusiones de los resultados de los estudios de 1975. 

Siguiendo la trayectoria de Murray Straus especula y da rodeos sobre los mismos datos y esto es sintomático de la sorpresa que experimentó como todos las personas que están de una u otra forma involucradas en el tema de esposas maltratadas. El asunto continua en: Straus, Murray A.; "Victims and Aggressors In Marital Violence", American Behavioral Scientist, Vol. 23, Number 5, May/June 1980, pages 681-704.

 

En este documento Straus admite que el 36% de su muestra femenina posiblemente no podrían no estar actuando solo en defensa propia (página 692). Sigue especulando sobre el otro 64%. Debe tenerse precaución cuando un científico dice cosas como, "En mi opinión" y "Asumiendo… ". Éstos son recursos legítimos para discusiones entre amigos y en artículos claramente dirigidos para hacer un debate. Con tal de que el lector comprenda que el Dr. Straus lo que hace es filosofar sobre estos temas cosas, sus conclusiones son insustanciales. Hay algo sincero franco sobre el acercamiento del Dr. Straus.  Para poder analizar un proceso uno tiene que consultar mas de una fuente que la del Dr. Straus y así poder ver distintos puntos de vista que aquellos con los que el esta comprometido. 

 
ESTUDIOS COMPUESTOS: Éstos son estudios de los estudios. Los estudios compuestos discuten la investigación una vez ya se ha finalizado.

McNeely, R.L.; Robinsin-Simpson, Gloria; "The Truth About Domestic Violence: A Falsely Framed Issue";  Social Work, Nov/Dec 1987, pp 485-490. Estudia al máximo las investigaciones hechas hasta la fecha (1987) relativas al maltrato de los esposos golpeado y la violencia llevada a cabo mujeres. Los estudios que examinó eran todos realizados en los Estados Unidos. George, Malcolm J., PhD., "Riding The Donkey Backwards: Men As The Unacceptable Victims Of Marital Violence", The Journal of Men's Studies, Vol. 3, number 2, November 1994. 

Da una mirada contrastando las investigaciones llevadas a cabo en los Estados Unidos y en otras naciones. Se complica un poco para poner en perspectiva el debate sobre quién (mujeres o hombres) es más severamente maltratado y si mujeres son violentas o están actuando en defensa propia. Es más, señala que el maltrato hacia los hombres es muy similar al proceso del abuso de mujeres. 

Zepezauer, Frank; "The Facts About Lesbian Partner Abuse: Still In The Closet", 1993, UNPUBLISHED. Write: 1731 Wright Ave., Sunnyvale, CA 94087. Zepezauer es uno de los escritores más prolíficos que trata de los problemas actuales de los hombres. Produjo una relación de causas hasta la fecha sobre la investigación de violencia entre lesbianas, porque descubrió que encajaba el modelo feminista de pasividad de la mujer y victimización. Mirándolo detenidamente, Zepezauer encontró que la violencia entre parejas lesbianas incluso es aun menos reconocida que el abuso de varones. La única otra fuente que ha realizado una investigación sobre lesbianas (en un modelo compuesto) es el Valley Oasis Shelter, citado mas adelante bajo el apartado SERVICIOS. 

 

POLÉMICA: Estos artículos discuten la investigación y deducen una posición que debe tomarse con respecto al "activismo" y a "la provisión de servicios."

Rossler, John; "Domestic Violence: Some Things Have Always Been Equal", Transitions, Vol. 14, Number 3, May/June 1994. Reprints available from Michigan State University Libraries, Special Collections, Changing Men Collection, East Lansing, MI, 48824.Rossler defiende que los hombres son a menudo víctimas de casos de violencia grave y usa una batería de estudios para apoyar su posición.

 

 Flynn, Clifton P.; "relationship Violence By Women: Issues And Implications", Family Relations, April 1990, pages 194-198.

 

Defiende que la cantidad de violencia grave contra las mujeres es mayor que los casos de violencia grave contra los hombres. Es más, su idea es que las mujeres violentas están a menudo, solo defendiéndose. Sin embargo, defiende que aunque la violencia contra los hombres es menor, no obstante, existe un área legítima de estudio.

INVESTIGACIÓN LOCALIZADA: Este tipo de investigación se restringe típicamente a una región geográfica particular. Por consiguiente, el tamaño
de la muestra estudiada será más pequeña que la de 2,000 casos tal y como se mencionó anteriormente.
 

McLeod, Maureen; "Women Against Men: An Examination Of Domestic Violence Based On An Analysis Of Official Data and National Victimization", Justice Quarterly, Vol. 1, Number 1, Fall 1984. Este estudio examina más de 6,000 casos denunciados de violencia doméstica en Detroit y los compara con datos del Nacional Crime Survey en los Estados Unidos. Concluye que los hombres son a menudo los grupos mas severamente teen schoolgirls fucking heridos, víctimas de las esposas o novias ya que suelen usan armas. McLeod es uno de los pocos investigadores que examina el perfil del asaltante femenino en la violencia familiar. 

White, Jacquelyn W.; Humphrey, John A.; "Women's Aggression In Heterosexual Conflicts", Aggressive Behavior, Vol. 20, 1994, pages 195-202.Se esfuerza por construir un modelo que prevenga la agresión femenina en las relaciones heterosexuales. 

 

Marshall, Linda L.; "The Severity Of Violence Against Men Scales", Journal Of Family Violence, Vol. 7, Number 3, 1992.  Desarrolla un baremo para mesurar la violencia de mujeres contra hombres. Defiende que las medidas que se desarrollaron para medir la violencia de los hombres contra las mujeres no son aplicables a la inversa. 

 

Mann, Coramae Richy; "Getting Even? Women Who Kill In Domestic Encounters", Justice Quarterly, Vol. 5, Number 1, March 1988, pages 201-219.El estudio investiga una muestra del azar de 296 casos de homicidio de seis ciudades en los EE.UU. 145 casos de la muestra las víctimas eran provenientes de violencia doméstica. Mann no esta de acuerdo con el cuadro de mujeres violentas que solamente se defienden y lanza alguna crítica a los modos de investigación usados por Straus para formular su "opinión". Como muestra del estudio, cabe destacar que Mann detectó que las mujeres en prisión por el homicidio tenían cargos previos por atracos y posesión de armas.

 

Brinkerhoff, Merlin B.; Grandin, Elaine; Lupri, Eugen; "Religious Involvement And Spousal Violence: The Canadian Case", Journal For The Scientific Study Of Religion, Vol. 31, Number 1, 1992, pages 15-31.Examina la influencia religiosa y la asistencia a la iglesia en la violencia marital. El estudio encontró que la religión tenía poco para ver con la violencia marital. Desmantela el prejuicio que establecía de forma rígida que los hombres patriarcales eran más proclives a pegar a sus esposas que la media. Otras variables se tuvieron en cuenta para examinar la violencia de hombre a mujer y de mujer a hombre. Se detectaron algunos rasgos de similitud entre la falta de asistencia de la iglesia y violencia de la familia. 

 

Weerth, Carolina de; Kalma, Akko P.; "Female Aggression As A Response To Sexual Jealousy: A Sex Role Reversal", Aggressive Behavior, Vol. 19, 1993, pages 265-279.Los autores defienden que los cambios de rol en función del sexo han aumentado  los niveles de agresión por parte de las mujeres. El estudio consultaba a grupos de mujeres cómo reaccionarían a la infidelidad de su compañero. school teenage porn No estudió casos reales de agresión. La agresión comprendía cosas como llorar y fingir indiferencia (manipulación agresiva) así como el abuso verbal y físico. Las mujeres eran probablemente mas sinceras que los varones a la hora de manifestar si sus reacciones serían agresivas verbal o físicamente.

 

Brinkerhoff, Merlin B.; Lupri, Eugen; "Interspousal Violence", Canadian Journal Of Sociology, Vol. 13, Number 4, 1988, pages 407-434. Este estudio detectó que el número de actos violentos perpetuado por mujeres exceden a los perpetrados por hombres. El número de parejas que experimentan violencia mutua está alrededor de 50%. El estudio demuestra que el amor y el afecto pueden coexistir de forma simultánea con el conflicto y violencia.

 
 

Sommer, Reena; Barnes, Gordon E.; Murray, Robert P.; "Alcohol Consumption, Alcohol Abuse, Personality and Female Perpetrated Spouse Abuse", Personality and Individual Differences, Vol. 13, Number 12, 1992, pages 1315-1323.Estudio canadiense buscando indicadores para prevenir la violencia. El abuso del alcohol era un factor significativo, aunque no el único. Otros indicadores eran la juventud y resultados altos en los siguientes índices: Escala de psicosis de Eysenck, el Índice de Neurosis y la Balanza de McAndrew. 

 

Dawson, John M.; Langan, Patrick A.; "Murder In Families", Bureau Of Justice Statistics, July 1994. This is a Special Report. Write: U.S. Department of Justice, Office of Justice Programs, Bureau of Justice Statistics,Washington, DC20531.Los Estados Unidos tienen más de 3,000 condados, pero más de la mitad de todos los asesinatos ocurre solo en 75. El informe analiza donde las proporciones de asesinato son más altos, quiénes son las víctimas y quiénes los perpetradores. Los asesinatos dentro de las familias merecen una atención especial. 

 

LABORATORIO de la INVESTIGACIÓN FAMILIAR en la Universidad de New Hampshire, Durham, NH 03824, el Teléfono (603) 862-2594 tienen un gran fondo de bibliografías comentadas sobre violencia familiar. 

 
SERVICIOS: 

Lipchick, Eve; "Spouse Abuse: Challenging The Party Line", Networker, May/June 1991.Lipchick es una terapeuta que combate tesis del estilo de, "defender a la mujer, rehabilitar al hombre". Defiende el acercamiento de las “parejas” para resolver los problemas de violencia doméstica. Este principio no es válido en todos los casos. Lo que reconoce es que la solución política que se esta imponiendo en terapia está basada en "información incorrecta." 

 

Jacobson, Neil S.; "Rewards and Dangers In Researching Domestic Violence", Family Process, Vol. 33, March 1994, pages 82-85. Jacobson no se compromete con el tema de los hombres maltratados. Desafía el modelo político feminista como tratamiento. Defiende, en cambio, que debemos mirar la violencia familiar en un contexto medioambiental. Su propósito es mejorar los programas de tratamiento para hombres que maltratan a sus mujeres a través de una investigación más desapasionada.

 

Jacobson es "feminista" confeso y defiende la diversidad de las personas y, por consiguiente, no encaja en un modelo político único. Algunos maltratadores podrían ser patológicos, otros podrían estar atrapados en un subconsciente "dinámico", etc. El terapeuta debe determinarlo y prescribir tratamiento. Por miedo de ofender teen xxx pussy pictures a sus lectores, el Proceso Familiar refutó las ideas de Jacobson por un artículo feminista ortodoxo. Normalmente este es un truco editorial que se puede encontrar en la prensa laica cuando una publicación da otro punto de vista a la opinión pública. El dirigir la refutación a un punto de vista poco común intenta comunicar donde se encuentra la línea editorial. Un acercamiento más honrado es ejecutar esas refutaciones con posterioridad en los problemas que más tarde para que el lector tenga una oportunidad para digerir nuevas ideas sin un doctrinario que ejerza una influencia inmediata. 

 

Williamson, Tom, (no title), Chapter 7, pages 143-148, in, Men Healing Shame, edited by Schenk, Roy, PhD., & Everingham, John, PhD., Springer Publishing, Inc., NY, 1995. See: "Social Work In The Cross Fire" at this FTP site. Defiende el uso de diferentes tratamientos para los maltratadores. La línea dominante es tratar a los hombres como "opresores" que quieren dominar a sus mujeres. La segunda línea es tratar en grupos separados a los distintos sexos: hombres como los causantes y las mujeres como víctimas. Existe cierta resistencia a ver la violencia familiar como una interacción dinámica de ambos.

 
 
Apenas hay ningún un servicio que trate específicamente a hombres maltratados en los Estados Unidos. Hay dos excepciones son:
 
  • Domestic Abuse Project of Dane County, Inc., PO Box 9173, Madison, WI 53715. Telephone: (608) 233-3317 or (800) 500-8739. El programa ayuda solamente a hombres maltratados. Proporciona apoyo y asesoramiento.  
  • Valley Oasis Shelter, PO Box 4226, Lancaster, CA93539. Telephone: (805) 945-6736 available 24 hours a day. Or call (805) 949-1636. Ayuda a todas las víctimas de violencia doméstica incluso a la comunidad homosexual. Proporciona apoyo y asesoramiento. Si se solicita, le pueden servir documentación sobre hombres y lesbianas maltratadas.
     
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
 
LECTURA ADICIONAL:
 

"Abused Men: The Hidden Side of Domestic Violence", by Phil W. Cook. El libro es pionero ya que nunca antes había sido dedicado un libro en exclusiva al maltrato masculino. Desde 1975 cuando el fenómeno de un hombre maltratado por su esposa o novia, ge descubierto primero por Strauss, Gelles y Steinmetz, solamente provocaba una nota a pie de página o, en el mejor de los casos, un capítulo en algún libro. A través de este trabajo el hombre maltratado es el centro del tema del libro, así como la mujer maltratadora. "Abused Men" esta escrito por Phillip W. Cook un periodista de investigación. Está publicado por Greenwood Publishing Group, Inc., Westport, CT.(1997). Precio: $26.95 ISBN 0-275-95862-0. Para pedir llamar al (800) 225-5800. Si tiene preguntas de otra naturaleza, puede ponerse en contacto con el representante del editor, Ellen Louer a: publicity@greenwood.com.  

Sommers, Christina Hoff; Who Stole Feminism: How Women Have Betrayed Women, Simon&Schuster, NY, 1994. Mientras había otros trabajos que intentaban exponer las mentiras y la incompetencia criadas por la investigación feminista (a menudo llamada investigación "activista"), Sommers es la primera feminista que avanza y defiende que ya es suficiente. Su preocupación es que ese feminismo ha dañado el sistema educativo de América al punto que si no se hace algo se producirá un fenómeno que afectará la capacidad de América para competir en el mercado balanza mundial de una forma seria. Como feminista su énfasis está en la forma en que las jóvenes se han perjudicado. Toca el asunto de la violencia doméstica como un ejemplo entre otros muchos (páginas 188-208). Documenta cuidadosamente cómo la desinformación ha alimentado al público y ha rastreado todas sus fuentes.

 
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
 

ALGUNAS CONCLUSIONES ADICIONALES – Los servicios para las víctimas de violencia doméstica también tienen alcance fuera de las comunidades de feministas y en los movimientos de las mujeres. Desde su perspectiva, la violencia familiar se sale fuera de la naturaleza patriarcal de la familia en la que los hombres dominan a las mujeres. young sex pics Con semejantes razones, no podrían reconocer la existencia de hombres maltratados o la naturaleza violenta de algunas mujeres. Con el tiempo buscaron y consiguieron consolidar las ayudas del estado y de las agencias federales. Como el conocimiento de esposas golpeadas fue aumentando, llamó la atención de grupos de terapeutas profesionales, asistentes sociales y científicos sociales. Algunas de estos grupos, no pertenecían a ningún movimiento "activista" y estaban abiertos a la consideración que también existieran hombres maltratados. Esto llevó a algunos (muy pocos) centros de ayuda a mujeres maltratadas a que estuvieran abiertas a la posibilidad de proporcionar también servicios a los hombres.

Por ejemplo, en 1988 Connecticut decidió que todos los servicios sociales son neutrales en género. Las reacciones fueron desiguales. En New London, el Centro de las Mujeres del Sudoeste de Connecticut, iniciaron grupos de apoyo para hombres maltratados. No duró demasiado. Los que se habían acercado, dejaban el programa antes de conseguir logros significativos y el centro recibió duras presiones. El mayor problema era que solo podían atender hombres que les fueran enviados desde el juzgado.

Segundo, los medios tradicionales de terapia de grupo que puede dar resultado para las mujeres no funcionan a menudo para los hombres. En primer lugar, los hombres son menos verbales y menos orientados a "procesos". Los hombres están más orientados a una meta, al "arreglo" inmediato, punto de vista.

Tercero, los hombres se avergüenzan en buscar ayuda por los problemas personales, sobre todo si tienen que ir a un centro de mujeres para conseguirlo.

Las técnicas necesitan ser diseñadas y desarrolladas específicamente para los hombres. Finalmente, si deben desarrollarse estos servicios dirigidos a hombres deben ser comenzados por movimientos activistas de hombres (tal y como con el caso del programa de violencia doméstica en Madison, citado anteriormente) de la misma manera que los servicios de mujeres fueron comenzados por activistas de mujeres. Los políticos no quieren involucrarse en estos temas y son reacios a invertir fondos hasta que las cosas polarizan. Y ése es el problema con todo el sistema.

 

La polarización del sistema es el resultado de la manera tradicional que hemos visto en la violencia de “genero”: Hombre fuerte – mujer débil; los hombres son los responsables - las mujeres merecen cuidados; los hombres son los perpetradores - las mujeres son las víctimas; los hombres son adultos - las mujeres son niños, etc., 

Si miramos las cosas que hacen las mujeres, les damos menos importancia que cuando miramos a las que hacen los hombres. Los que hacen los hombres tiene consecuencias importantes. Lo qué hacen las mujeres no tiene importancia o es perdonable. Así que, a quién le importa si las mujeres son violentas? Esta es la actitud predominante, ellas no pueden hacer daño o si hacen algún daño, por alguna aberración rara, entonces debe haber alguna explicación, defensa propia, que sufrió abuso sexual cuando niña, que un hombre la influyó a hacerlo (ése era el argumento del juicio para salvar a las integrantes femeninas de la banda de asesinos de Charles Manson. Ellas realmente no quisieron matar. Ellas estaban bajo el hechizo de Charles), etc. Cuando miramos la violencia de las mujeres el énfasis se hace en las "causas". Cuando miramos violencia masculina el énfasis se hace en los "resultados."

Este juego se produce en el debate entre investigadores algunos que defienden que la mayoría de las esposas que usan violencia solo está defendiéndose, mientras otros miran a las realidades. El objeto es reforzar la idea que la mayoría de los hombres son los perpetradores de violencia, mientras que la mayoría de las mujeres son victimas de él. La decisión de quién debe o no recibir servicios básicos depende del resultado. Es un argumento tonto y perjudicial. Aunque sólo un hombre fuera golpeado él debe recibir asistencia, como conseguiría servicios en un hospital si fuera la única persona que padece una enfermedad tropical rara. 

Todos los investigadores hasta la fecha han pasado por alto la posibilidad de que el hombre puede haber estado defendiéndose cuando fue abusado por la esposa. La queja número uno por la que he tenido noticias de hombres maltratados ha sido a través de las organizaciones de los derechos de padre que se produce cuando han llamado a la policía y los arrestados han sido ellos (inflando las estadísticas del hombre maltratador). Verdaderamente, ésta es una prueba anecdótica, pero la prueba anecdótica es bastante para proporcionar una excusa razonable para gastar el dinero en una investigación. 

Lo que la investigación demuestra más allá de cualquier genero de duda es que existen hombres maltratados en números cada vez más grandes de los que podríamos sospechar. Eso es todos lo que demuestra. Lo miramos, lo reexaminamos, atamos cabos. El debate ha terminado. Es tiempo de seguir en otras cosas. Los problemas de quien es peor en la violencia de género o quién la empezó se han dejado de lado, en función de prejuicios. Es, como he dicho antes, que se pierden muchos recursos el decidir quién consigue la ayuda. Es sólo pertinente en la medida en que cuando nosotros identificamos cómo el tratamiento se aplica al hombre o la mujer; ¡la víctima o el perpetrador de cualquier género! Y, cuando algunos investigadores han observado que en la mitad de las casos el hombre y la mujer se maltratan mutuamente. ¡Entonces si se puede se puede hacer la definición de la mujer como victima y perpetrador!

Registrado como propiedad intelectual en 1995, Unión Nacional de Hombres Libres,
WWW: www.ncfm.org 
 

Traducido por Javier Hernandez